Las oportunidades y desafíos del comercio electrónico global

| November 27, 2019 | Artículos

ecommerce
Los consumidores no sólo están comprando más en línea, sino que están comprando en línea de otros países: casi la mitad de los compradores estadounidenses ahora hacen compras de comerciantes internacionales.

Muchos países alrededor del mundo están reconociendo este nuevo entorno comercial y aprovechan las enormes oportunidades económicas creadas por el comercio electrónico global. Pero desafortunadamente, hay otros países que están dejando pasar este auge económico y sus beneficios tales como la creación de puestos de trabajo, al momento de enfrentarse a las complejidades de este cambio.

El sector privado ha trabajado incansablemente para ayudar a los gobiernos a comprender los cambios en regulaciones y políticas necesarios para apoyar a las empresas nacionales, alentando al mismo tiempo a las pequeñas y medianas empresas (PYMEs), a que aprovechen las oportunidades de globalizarse que les ofrece el comercio digital.

En la Reunión Anual del Foro Económico Mundial de 2019 en Davos, UPS participó en un panel de discusión sobre los próximos pasos para reglamentar el comercio digital; donde David Abney, nuestro CEO, abogó a favor de un “sistema de comercio multilateral justo para el comercio y la inversión”.

En Davos, un grupo de 76 países anunció su intención de entablar negociaciones para establecer un marco de comercio electrónico a fin de fijar normas y tener un mejor entorno comercial y reglamentario. 

UPS y otras multinacionales están alentadas por el enfoque de los gobiernos involucrados en este esfuerzo y planean hacer un inventario de las normas existentes, detectar las brechas y luego crear nuevas disciplinas para mejorar –no para obstaculizar– el comercio electrónico transfronterizo.

Tan fácil como deslizar el botón de encendido de su teléfono inteligente, estos esfuerzos dinamizarán el crecimiento de las pequeñas empresas mediante la creación de este Acuerdo Internacional de Economía Digital (IDEA) de la Organización del Comercio Mundial (OMC).

Los amplificadores de potencial

 

Las empresas ya no necesitan ser grandes para ser globales. Se calcula que hay entre 25 y 30 millones de PYMEs en el mundo, y aportan hasta el 60% del empleo total y hasta el 40% del ingreso nacional en las economías emergentes, según un informe del Banco Mundial.

Sabemos que la internet permite que incluso microempresas vendan productos y servicios a través de las fronteras. Sin embargo, su pleno potencial no se materializa si no pueden tener acceso a nuevos mercados globales.

En términos de impulsar el crecimiento del comercio electrónico transfronterizo –y sus consiguientes beneficios económicos– hay dos partes fundamentales para crear el entorno adecuado: el sector privado y los gobiernos.

Crecimiento del sector privado

 

Las empresas siempre han desempeñado un importante papel en cómo los legisladores abordan las políticas y regulaciones del comercio electrónico.

A medida que tratamos de aclarar y mejorar estas normas comerciales, las empresas tendrán el importante papel de compartir sus experiencias, frustraciones y conocimientos. UPS tiene un papel clave porque podemos compartir nuestro conocimiento de las expectativas tanto del comprador como del vendedor en muchas de estas transacciones.

En un día cualquiera, aproximadamente el 3% del PIB mundial pasa por nuestra red, y finalmente en nuestros distintivos camiones color marrón, llega a manos de los consumidores en cuestión de horas. Nuestro objetivo es consolidar la posición de UPS como la empresa de logística más grande, rápida, reactiva y con la mayor capacidad tecnológica.

Hoy en día, los compradores quieren un entorno comercial en línea a nivel mundial, que sea fácil de navegar y totalmente transparente, que les permita rastrear sus compras desde la recolecta del paquete hasta la entrega final, con opciones de envío accesibles y devoluciones internacionales sencillas. Cuando todos estos elementos se hacen disponibles, la demanda de comercio electrónico crece, la industria florece y los compradores tienen más opciones.

Por otro lado, los vendedores tienen sus propias necesidades de satisfacer a sus clientes internacionales para aumentar los pedidos: deben mostrar el “costo total en destino” de una venta desde que esta en carrito de compras, incluyendo información de impuestos y aranceles locales en el lugar de destino. 

También deben ofrecer opciones de entrega que equilibren la velocidad con el costo mientras pasan por los procesos aduaneros en la frontera. Y para mantener a sus clientes satisfechos, confían en herramientas como el rastreo de envíos en tiempo real, pruebas de entrega y en capacidades que permitan hacer el proceso de devolución menos complicado.

En resumen, el ecosistema de comercio electrónico que sirve tanto a compradores como a vendedores depende de normas y regulaciones que fomenten la armonía entre ambas partes y permitan que los datos fluyan a través de las fronteras internacionales.

El papel del gobierno

 

Las normas comerciales se escriben tradicionalmente para comerciantes que envían contenedores marítimos y aéreos, no para paquetes pequeños.

El fuerte crecimiento del comercio electrónico en tan poco tiempo, nos ha puesto en aguas desconocidas y algunos gobiernos han intentado restringir su alcance. Sus preocupaciones se centran en:

  • El aumento del volumen de importaciones y su impacto en la cantidad de funcionarios de aduana, así como la capacidad de detectar paquetes ilegales y peligrosos.
  • Nuevos competidores extranjeros para los comerciantes nacionales, los que no se ven afectados por el impuesto a las ventas u otros regímenes impositivos.
  • La falta de comprensión o cumplimiento por parte de los usuarios del comercio electrónico, de las normas comerciales existentes en el país.

Si bien estas preocupaciones no son infundadas, UPS las ve como oportunidades para que los gobiernos aborden las complejidades del proceso y sus brechas, de una forma que ayude a trazar el camino para el crecimiento del comercio electrónico.

De la forma en que nosotros vemos la actualización de políticas y regulaciones que facilitan el movimiento de mercancías a través de las fronteras, es que los gobiernos deberían simplificar el proceso de importación de envíos de bajo valor y reconocer que las normas existentes que aplican para contenedores marítimos no deberían ser las mismas que para una caja con zapatos deportivos.

A tal fin, aquí hay algunas sugerencias prácticas que los gobiernos deberían estudiar como oportunidades fundamentales para la creación de un nuevo marco de políticas para el comercio electrónico:

  • Aprovechar las nuevas soluciones tecnológicas para reducir las cargas administrativas y agilizar los procesos fronterizos para envíos de bajo valor.
  • Simplificar y armonizar los procesos de devolución, así como los procedimientos de reembolso de impuestos y aranceles.
  • Implementar procesos simplificados de IVA para la importación de bienes de bajo valor.
  • Hacer posible la presentación electrónica de declaraciones de aduana antes de la llegada de la mercancía, para permitir la tramitación previa a la llegada y el despacho inmediato en la frontera.

Una nueva era

 

El auge de la economía digital y el comercio electrónico esta creando oportunidades sin precedentes para que los gobiernos y las empresas trabajen juntos para lograr un entorno que ayude a crear puestos de trabajo y aumente el crecimiento de la prosperidad mundial.

El anuncio de los 76 países miembros de la OMC de poner en marcha un marco de políticas para el comercio electrónico demuestra que ha llegado el momento para que los gobiernos fomenten –y no obstaculicen– la evolución natural del comercio internacional digital.

UPS
UPS
UPS es una compañía global líder en logística que presta sus servicios en más de 220 países y territorios en todo el mundo y ofrece una amplia gama de soluciones que incluyen el transporte de paquetería y carga, la facilitación del comercio internacional y el empleo de tecnología avanzada para administrar más eficientemente el mundo de los negocios. Con sede en Atlanta, UPS estableció operaciones en Latinoamérica en 1989 y opera en más de 50 países y territorios de la región con un enfoque en soluciones logísticas que ayudan a empresas de todos los tamaños e industrias a competir efectivamente a nivel nacional e internacional. https://www.ups.com/us/en/global.page

Ver todas las publicaciones de UPS