Cuidar el cash, aspecto crítico para la recuperación

negocio_recuperación

Mantener un flujo de efectivo es vital para la operación de la empresa. En los tiempos del Covid-19, la caída en ventas provocada por el cierre de negocios puso a prueba a los empresarios y emprendedores ante la disminución de recursos para el pago de salarios, renta y servicios, entre otros. 

Es claro que muchas Pymes no soportaron el golpe y cerraron. Otras se esforzaron por buscar entradas de efectivo y recurrieron a financiamiento, el cual no siempre es accesible ni inmediato para los pequeños negocios. 

Por ejemplo, de acuerdo con el Banco de México, 77% de las Pymes del país se financian a través de sus proveedores, por lo que tienen periodos de espera de pagos de entre 60, 90 o hasta 120 días, condición que hace que tengan problemas de liquidez de manera habitual. 

Esta situación es muy similar en América Latina, donde las dificultades para encontrar crédito destinado a capital de trabajo limita la operación de los negocios, factor que en el escenario de la pandemia, hace mucho más difícil enfrentar el entorno económico. 

Ante esto, es factible contar con liquidez para mantener la operación, la cual va desde buscar alternativas de financiamiento distintas a la banca, así como la depuración de gastos e incluso ahorro dentro de la empresa. 

¿Dónde puedo conseguir crédito para mi negocio?  

De acuerdo con CAF-Banco de Desarrollo de América Latina, se estima que el Covid-19 ha afectado a más de 60% de las pymes y a 51% de empresas medianas en la región. En ese entorno, es vital contar acceso a financiamiento como parte de la estrategia de continuidad del negocio.

El factoraje, crowdfunding, así como préstamos directos por parte de plataformas electrónicas, son algunos ejemplos impulsados por la tecnología financiera (fintech)de los cuales puedes echar mano para impulsar tu empresa:

  • Crowdlending: Préstamos realizados a empresas o personas a partir de un colectivo que obtiene ganancias a partir de una tasa de interés.
  • Crowdfunding: Muy parecido al anterior, pero en este modelo, los inversionistas forman parte de la empresa como pequeños accionistas. En muchos casos, este modelo se utiliza también para financiar proyectos y causas sociales.
  • Factoraje: Modelo de financiamiento a pymes que se respalda a partir de facturas por cobrar de contratos y proyectos que ya tengan las pymes.
  • Préstamo directo: En el mercado latinoamericano existen plataformas que realizan financiamiento directo a las empresas, donde la diferencia con los bancos es la accesibilidad inmediata, menos requisitos y mejores tasas de interés. Mercado Pago, Cumplo o Konfío son ejemplos de las alternativas que existen bajo este modelo en América Latina.

La depuración de gastos  

Además de las opciones de financiamiento, es importante en estos momentos revisar tus entradas y salidas de dinero y eliminar las que no sean necesarias. Hoy más que nunca apegarte a tu presupuesto es vital para apoyar la recuperación de tu negocio.En ese sentido, puedes revisar y eliminar:

  •  Gastos innecesarios (productos que no se venden, servicios que no utilizas).
  • Analizar la estrategia de reinversión. En este momento, es recomendable generar una línea de ahorro para mantener efectivo disponible.
  • Aprovechar al máximo las instalaciones. Si se tiene un negocio físico que se mantenga en operación, emplea inteligentemente el espacio, da prioridad a las medidas sanitarias, no desperdicies agua o electricidad o internet.

Con miras a 2021, considerando que los primeros meses aún serán complicados, se debe mantener la prudencia. Considera una línea de crédito solamente si impulsará el crecimiento de tu negocio y te ayuda a mantener tu planta laboral así como otros gastos operativos. Ante el entorno, se recomienda el recorte de gastos antes de castigar el efectivo con algún financiamiento que presione aún más las finanzas del negocio.