FMI activa líneas de crédito para Pymes en el Caribe

| June 19, 2020 | Artículos

Businessman calculating and checking articles of agreement

El fuerte impacto en la actividad económica provocado por la pandemia de la Covid-19 ha generado que diversos organismos internacionales activen apoyos y créditos para países de América Latina.

En el caso de los países del Caribe, de acuerdo con información dada a conocer por el Fondo Monetario Internacional (FMI), ha lanzado medidas directas para países como República Dominicana, Jamaica y Haití, destinados especialmente a fortalecer los servicios de salud y continuar con la operación de las empresas.

Para República Dominicana, por ejemplo, el FMI otorgó líneas de financiamiento rápido por 650 millones de dólares.

Según el organismo internacional, esta línea de crédito también busca satisfacer las necesidades urgentes de pagos derivadas del estallido de la pandemia de la Covid-19, además de que proporciona recursos oportunos a las autoridades que tienen la intención de movilizar gastos esenciales de salud relacionados con la enfermedad, así como apoyo a la población vulnerable.

De forma similar, el FMI otorgó líneas rápidas de crédito por 520 millones de dólares para Jamaica y de 111 millones de dólares para Haití, donde los recursos buscan también apoyar las medidas fiscales aplicadas por los gobiernos para preservar el empleo y la continuidad de las empresas.

En otros países, como Antigua y Barbuda, el organismo encargado de brindar los servicios públicos acordó suspender todas las desconexiones de agua y electricidad a los hogares por un período de tres meses. Así, durante abril, mayo y junio, el costo de la electricidad se reducirá en un 20%, ante la disminución de recursos de la población para pagar mensualmente los servicios.

En Bahamas, el gobierno reservó 4 millones de dólares para proporcionar alimentos y apoyo social a los ciudadanos que se quedaron sin empleo a causa de la emergencia sanitaria.

Finalmente, cabe destacar un fondo de 20 millones de dólares a corto plazo por parte del gobierno de Bahamas para pequeñas y medianas empresas que hayan sido afectadas en su operación durante los últimos meses.