Involucramiento y capital humano, clave para recuperarse ante covid-19

| August 21, 2020 | Artículos

Involucramiento_ok

En el camino hacia la recuperación después del golpe más fuerte de la pandemia de covid-19, un punto clave para tu empresa será apoyarse en sus trabajadores. Si bien para muchos negocios fue muy complicado mantener su plantilla laboral, poco a poco las perspectivas han comenzado a cambiar hacia un mejor panorama.

De acuerdo con un estudio realizado por la firma Spring Professional, en mercados como el mexicano 55% de las empresas consideran mantener a sus empleados, con lo que el capital humano será fundamental para levantar el negocio hacia los próximos meses.

Tomando en cuenta esto, además de recordarles lo importante que son para tu empresa, es clave centrar la operación del negocio en un entorno seguro para los trabajadores, con canales directos de comunicación para invitarlos a ser parte primordial de la recuperación del negocio.

La importancia de involucrar a los trabajadores

Según Spring Professional, para muchos de tus colaboradores el entorno actual será como ingresar a un nuevo empleo, con una nueva dinámica y esquemas novedosos de trabajo. En un entorno tan desafiante, será imprescindible que los empleados sean parte del proceso y no solamente cumplan órdenes, ya que se corre el riesgo de que no se comprometan con la transformación que está viviendo la empresa.

Se trata entonces de que pongas al corriente a tu plantilla laboral de todos los cambios que han ocurrido y que implementarás en el negocio; hacerlos partícipes de la nueva forma de trabajo y ofrecerles capacitación para la “nueva normalidad” en la que deberán desempeñarse.

De no hacerlo, corres el riesgo de que simple y sencillamente cumplan con órdenes, sí, pero sin compromiso, lo que representa el riesgo de que en la primera oportunidad cambien de trabajo, en un escenario donde se necesita una integración de las empresas para enfrentar el largo camino de convivencia y recuperación en la era del covid-19.

En el libro “Estrategias de la fuerza laboral para una recuperación después del covid-19”, de la consultora Deloitte, se enfatiza que las estrategias de la fuerza laboral en la fase de recuperación se organizarán mejor a través de cinco acciones críticas:

  • Reflexionar
  • Comprometerse
  • Reactivar
  • Repensar
  • Reiniciar.

Estas medidas pueden ayudar a las organizaciones a conectar la respuesta a la emergencia con la nueva normalidad sentando las bases para prosperar después de la crisis.

La firma KPMG, por su parte, realizó una encuesta entre directivos de altas empresas, donde establece que si bien el proceso de recuperación durará al menos seis meses, dar certidumbre al talento laboral será uno de los principales retos.

La importancia de que los trabajadores se involucren

Uno de los factores que cobrará más relevancia en la recuperación de las Pymes tras la pandemia del covid-19 es el nivel de compromiso e involucramiento de los colaboradores y empleados con su empresa.

De acuerdo con Keith Ayers, conferencista, consultor y CEO del Integro Leadership Institute, el costo de la falta de involucramiento de los empleados le puede costar a una compañía entre el 30% y el 50% de su nómina, lo que automáticamente se convierte en un gasto en lugar de una inversión.

Para Ayers, las compañías que entienden la importancia del involucramiento de sus colaboradores, y lo fomentan, son capaces de convertir el 100% de su nómina en una inversión.

Por otra parte, The Gallup Organization advierte que, en la fuerza laboral de Estados Unidos, el 29% de los empleados están involucrados con su empresa, el 55% no lo están y, peor aún, el 16% están activamente no involucrados, lo que se traduce en un alarmante 71% de colaboradores que no están poniendo atención e incluso podrían estar trabajando en contra de los objetivos de la compañía.

Uno de los factores más importantes para generar un involucramiento adecuado de tus colaboradores está en su líder. De acuerdo con Ayers, el liderazgo afecta absolutamente todo, por lo que es importante tomar en cuenta:

  • El comportamiento de los líderes crea el clima laboral en el que trabajan los empleados.
  • Las actitudes y comportamiento de los colaboradores se ven significativamente afectados por su percepción del clima organizacional.
  • Los empleados talentosos no permanecerán en una empresa cuyo clima sea percibido como negativo.
  • Los prospectos talentosos que tengas en la mira para una posible contratación, no se unirán a una organización a menos que tenga la reputación de ser “un gran lugar para trabajar”.
  • Mejorar el desempeño de tu fuerza laboral no es posible sin antes atraer y retener empleados talentosos.

Por lo tanto, mejorar el involucramiento de tus trabajadores y colaboradores inicia con los líderes de las diversas áreas de tu empresa.

¿Cómo ser empático con tus colaboradores?

Algunos puntos clave que se deben considerar para un mejor entorno laboral en la era del covid-19, independientemente de que en la empresa se haya implementado un esquema de trabajo basado principalmente en el home office:

  • Ponte en el lugar de tus trabajadores. Es recomendable no dejar aislados a los colaboradores reincorporados a las actividades. Más allá del tema laboral, las actuales circunstancias también les impactaron de forma emocional y física.
  • Énfasis en la seguridad. No descuides este tema, pues será la base para que tu plantilla se sienta en un ambiente confortable y con las medidas de sanidad necesarias en la nueva normalidad.
  • Abrir y mejorar los canales de comunicación. Se debe evitar un “bombardeo” de información a los equipos de trabajo. El regreso y plan de trabajo debe hacerles llegar de forma gradual.
  • Implementa nuevas herramientas. Entre ésas, destacan las siguientes:
    • Juntas breves. Utiliza mensajes directos, concisos y cortos. Con un objetivo específico.
    • Si tu actividad es presencial, que las reuniones se centren en el punto principal.
    • Si se trata de juntas remotas, organiza una breve agenda y desahoga los temas en el menor tiempo posible.
  • Centrarse en la conexión social. Las empresas deben reconstruir un entorno que inspire mejores relaciones entre colegas y departamentos, y que ayude a los empleados a desarrollar espacios interpersonales sólidos.
  • Mantén una política de “oficina abierta”. Los trabajadores deben tener la seguridad y confianza de que pueden expresar sus preocupaciones y aportaciones para mejorar el desempeño de la empresa en todo momento.