A la búsqueda de inversionistas

| August 26, 2020 | Artículos

Inversionistas_OK

Si tu negocio ha logrado sortear los efectos de la pandemia por Covid-19, es un buen momento para salir a la búsqueda de capital fresco que te ayude a la recuperación y también a la expansión en el corto y mediano plazo. Y no se trata de pensar únicamente en grandes inversionistas, pues existen diversos esquemas que pueden aportar dinero a tu compañía o Pyme y consolidarla en estos momentos tan complicados para la economía.

Desde antes de la pandemia del covid-19, la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) ya recomendaba otras alternativas para obtener recursos a pequeñas y medianas empresas. En el documento “Nuevos enfoques para la financiación de las Pymes y la iniciativa empresarial: ampliación de la gama de instrumentos”, el organismo enlista varios métodos de inversión que han cobrado importancia entre los países integrantes de la OCDE, donde resalta la opción del crowdfunding o financiamiento colectivo.

La OCDE define al crowdfunding como una técnica para obtener financiamiento externo de una gran cantidad de personas (en lugar de un pequeño grupo de inversionistas especializados, como usualmente ocurría). En el crowdfunding, cada individuo proporciona una pequeña cantidad del monto solicitado. Actualmente existen plataformas de este tipo en prácticamente todos los países de Latinoamérica.

Este esquema tiene varias modalidades:

  • Donaciones: recibes aportaciones de personas que no esperan nada a cambio. Este modelo funciona bien para proyectos solidarios o filantrópicos.
  • Recompensas: quienes te apoyan esperan alguna recompensa a cambio, puede ser acceso temprano a tu nuevo producto o un precio especial para éste, por mencionar algunos ejemplos.
  • Acciones: los inversionistas esperan acciones de tu empresa a cambio de su aportación.
  • Deuda: obtienes recursos a través de préstamos sin intermediarios con plazo y tasa de interés fija.

Estas son algunas plataformas de crowdfunding con diversas modalidades:

¿Inversión o deuda?

Ante el entorno desafiante por la contingencia sanitaria, vale la pena recordar los esquemas con los que puedes obtener recursos. En el caso de la inversión, se trata de recursos que esperan un rendimiento como resultado del crecimiento de la empresa.

Por su parte, al adquirir deuda te comprometes a pagar de forma periódica una cantidad más intereses. Un préstamo es un ejemplo clásico de obtener recursos a partir de deuda.

Dependiendo de las condiciones de tu negocio, analiza qué alternativa resulta más conveniente, ya que si actualmente estás pagando algún financiamiento, elevar tus niveles de deuda quizá no sea la mejor opción. Pero si tu negocio tiene buenas expectativas de crecimiento, un esquema de inversión resultaría mucho más benéfico.

Las empresas B

Una alternativa novedosa en el mercado latinoamericano es convertirte en una “empresa B”. Según la plataforma que promueve esta tendencia en la región, las “empresas B” miden su impacto social y ambiental y se comprometen de forma personal, institucional y legal a tomar decisiones considerando las consecuencias de sus acciones a largo plazo en la comunidad y el medioambiente.

Este tipo de certificación se ha vuelto atractiva para inversionistas y es una estrategia de crecimiento que puedes analizar, pero implica una fuerte transformación de tu empresa.

Si bien te invitamos a que consultes esta guía para conocer el proceso completo, estos son algunos pasos a considerar:

  • Evaluar tu negocio por medio de una serie de preguntas para entender lo que necesita para mejorarlo para tus colaboradores, comunidad y medio ambiente.
  • Comparar con el de otras personas para ver cómo se posiciona tu empresa.
  • Mejorar a través de un plan personalizado con guías gratuitas y mejores prácticas.

Para acceder a opciones de inversión, recuerda que tu empresa debe estar legalmente constituida y tener un buen manejo de su información financiera. Así, puedes comenzar por seguir estas recomendaciones para la búsqueda de esquemas de inversión en tu negocio:

  • Ubicar las opciones de inversión tradicionales o novedosas disponibles en su país. Para este proceso, el Banco de Desarrollo de América Latina ha enlistado algunos casos de éxito en la región que pueden servirte de ejemplo así como información de utilidad para mejorar tu empresa. Puedes descargar el documento aquí. Asimismo, te recomendamos que las opciones de inversión que consideres sean reconocidas y serias.
  • Contar con toda la información financiera de tu negocio. Este punto es muy importante, ya que la mayoría de las Pymes adolecen de una buena contabilidad y no llevan registros de sus operaciones. Haz una lista de tus ventas, compras, tipo de cliente, proveedores, gastos recurrentes y sueldos, para conocer y poder mostrar la salud financiera del negocio.
  • Llevar un buen manejo de tus deudas. En el caso de tener deudas, te sugerimos documentarlas y tener muy claro el objetivo para el cual fue solicitado el crédito.
  • Contar con un buen historial crediticio.
  • Diseñar un plan de negocios y las perspectivas a corto y mediano plazo.