Print

Innovación social: la importancia de estar en terreno

| December 28, 2018 | Artículos

Con el mar tengo una relación, por un lado sentimental, ya que para mí es donde me encuentro con mi papá. Fue él quien me llevó y me enseñó a navegar. Por otro, siento una responsabilidad enorme por protegerlo y cuidarlo, ya que sin ese ecosistema, el nuestro no es posible. Por eso me relaciono de forma tan estrecha con los pescadores artesanales, porque para mí, ellos cuidan ese ecosistema sin explotarlo y nos dan esa fuente de alimentación saludable como son los pescados y mariscos.

En este sentido, ser diseñadora me ayudó mucho para mirar las cosas con un ojo crítico, saber que los diseñadores, si nos lo proponemos, tenemos el poder de cambiar lo que está a nuestro alrededor. Tenemos la capacidad de identificar necesidades y saber que las podemos resolver. Fue una gran ayuda para enfrentar de forma creativa e innovadora el problema que yo estaba viendo en vivo y en directo en el mar y con los Pescadores.

Esto lo conecto con el convencimiento de que, para emprender con sentido, hay que estar en terreno, hay que vivir esa misma necesidad que uno está tratando de resolver, compartir y empatizar con tu usuario. La experiencia en terreno te da las herramientas para ver lo que realmente va a solucionar cualquier problema que se detecte. Permite ir haciendo pruebas y ahorrar tiempo en el testeo, porque estás ahí, junto a tus usuarios y es mucho más fácil levantar el feedback que tu producto o servicio requiere para mejorar cada vez más.

En el caso de Kataix, fue en conjunto con los pescadores que logramos diseñar un traje que les permite trabajar cómodos pero a la vez seguros, lo que también ayuda a enfrentar la falta de seguridad con la que operan los tripulantes embarcados en general. Hacerlo de esta manera me ha permitido integrarlos al proceso de creación y diseño, lo que también ha sido clave para ingresar en un mundo eminentemente masculino. Producto de esa forma de hacer las cosas es que Kataix hoy es el resultado de pruebas, ensayos y error, elementos que forman parte del proceso y que nos han permitido mejorar exponencialmente este traje.

Mi recomendación es abordar las ideas desde el terreno, desde el lugar o con las personas a las que el producto o servicio va a beneficiar. Las posibilidades de innovar, corregir y materializar crecen, lo que repercute directamente en la solución.

– Amalia Cubillos, Especialista en Innovación. Gerente de diseño y desarrollo en Kataix Sea Airbag System. Ex directora de Fundación Levantemos Chile.