Print

Tecnologización del Rubro Legal

| April 23, 2019 | Artículos

Hopin es la metarialización de mi afición por la tecnología. Si bien soy abogado, mi pasión por lo tech me llevó a asociarme con Andrés Godoy, compañero de colegio, amigo, médico y experto en tecnología, para simplificar el rescate de detalles o información específica que un usuario podía encontrar navegando por la web, dejando de lado el envío de links o pantallazos hacia sus contactos o sencillamente para guardarlos en carpetas personales, era algo bien loco, pero que resolvía un problema interesante en ese momento. Para llevar a cabo nuestro proyecto nos propusimos lanzarlo desde USA, vivimos un tiempo en San Francisco y vimos que abrirse camino en Silicon Valley no era tribial, y a pesar de tener una red de contactos razonable, era tremendamente difícil competir con los emprendedores locales que tenian todo el soporte de la industria local de inversionistas.

Cuando intuimos que el proyecto definitivamente no iba a escalar, comenzamos a ver que la tendencia de las empresas era automatizar sus procesos, ahí se nos prendió la ampolleta y creamos un software que ayuda a las empresas a entender mejor a sus clientes a través de una solución que ayuda a sus usuarios a tener una mejor experiencia en el servicio. Nuestro negocio está enfocado en la inteligencia artificial dirigida al servicio a clientes, manejo de recursos humanos y mejoras en los protocolos internos de la empresa entre otros servicios. Diseñamos UNIQ (www.uniq.ai), que básicamente es un robot capaz de comprender lo que te están preguntando, y responde acorde a la pregunta. Ha sido interesante el proceso, porque hemos ido aprendiendo a desarrollar ese servicio a partir de problemas que fuimos teniendo nosotros mismos en el camino.

La transformación se está dando por la automatización de ciertos procesos que hasta hace muy poco se pensaban improbables. En Chile ya existe hace algunos años la creación de la empresa en un día, que es parte importante de la transformación digital. Asimismo, existen nuevas propuestas dentro de la industria legal que son tremendamente interesantes; Alster Legal es una de ellas, es una empresa de servicios legales que se diferencia en múltiples elementos con los estudios jurídicos tradicionales. Especialmente, uno de sus grandes atributos es ser una compañía centrada en el cliente, construyendo desde allí su propuesta de valor. Otro factor de diferenciación es que está apalancada en tecnología y en talento legal flexible y remoto, lo cual genera eficiencias que se transforman en tarifas fijas y razonables para los consumidores.

Si bien los ejemplos anteriores establecen una nueva manera de hacer las cosas es importante que sigan existiendo abogados o consultores que te asesoren, gente de mucha confianza. El rol del abogado es también contener al cliente y entender que en el fondo hay ciertas situaciones que por más que uno pase los documentos a un estándar, siempre habrán cláusulas en la que es importante que el cliente esté cómodo y pensando a futuro. ¿Cómo resolver esta situación entonces? la idea es guiarlo, que se imagine qué pasará en 10 años con la familia o la sucesión del trabajo.

Si bien plasmar eso de forma automática no está en la tecnología, debemos tener en cuenta que dado por la inmediatez que uno requiere por la creación de una empresa y la rapidez de Internet, los mensajes se ven de forma inmediata y hay que tratar de seguir trabajando con el lado más humano.

En síntesis, esto se trata de una interesante simbiosis la que se puede dar entre aquellos procesos o trámites que se pueden automatizar, y que es impulsado por la transformación digital, con la posibilidad de seguir en contacto con el cliente. Es ahí donde las empresas pueden alcanzar un punto de desarrollo importante y sentirse preparadas para los desafíos que los negocios y la tecnología presentan hoy.

José Tomás Daire, fundador de Hopin

 

Comments are closed.