Coronavirus: Nos Acercamos a una Recesión Global por el Rápido Avance de la Pandemia

| March 25, 2020 | Artículos

riesgoLa rápida propagación del coronavirus, convertido ya en pandemia, está provocando pánico en los mercados financieros, fuga de capitales, devaluación de las monedas frente al dólar y una creciente amenaza de recesión global.

En un principio la situación parecía estar limitada a los países asiáticos, el escenario actual es absolutamente distinto: el brote está presente en al menos 160 países, ha contagiado a cerca de 450.000 personas y ha dejado más de 20.000 víctimas fatales al momento.

A la decisión de Italia y España de poner a todo ambos países  en cuarentena -además de una rápida propagación de la enfermedad en el resto de Europa y Estados Unidos- se suma el desplome de los precios de petróleo y la montaña rusa de las bolsas, haciendo que muchos expertos consideren que una recesión económica global durante el primer semestre de este año sea casi inminente.

El profesor de la Universidad de Harvard, Jeffrey Frankel, advirtió que la posibilidad de una contracción económica “parece haber aumentado dramáticamente”. “Estamos muy cerca de una recesión global”, indicó.

Esta voz de alerta ha empezado a extenderse entre la mayor parte de los economistas e inversores, especialmente ahora que los casos de contagiados están aumentando velozmente.

El miércoles 11 Wall Street se hundió en un “mercado bajista” (bear market), luego de que el índice Dow Jones terminara un 20% más bajo en relación a su récord alcista de febrero, poniendo fin al período más largo de alzas en los mercados bursátiles en la historia de Estados Unidos. En tanto el jueves 12, las bolsas del mundo padecieron un jueves auténticamente negro. Wall Street se derrumbó hasta un 10% en sus índices líderes, la peor caída desde 1987. De nada sirvieron los intentos de la Reserva Federal de contener el golpe con medidas de estímulo.

El desplome bursátil se produjo después de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunciara que el coronavirus es oficialmente una “pandemia”.

En el día a día, el temor al contagio y las medidas de aislamiento tomadas en algunos países, han golpeado duramente al sector turístico, con aerolíneas reportando inéditas pérdidas financieras que las han llevado a cerrar rutas aéreas o a operar vuelos “fantasma” casi sin pasajeros. De hecho, la actual crisis que vive la aviación a nivel mundial es probablemente peor que lo que ocurrió meses después del 11 de septiembre de 2001, tras los ataques terroristas en Estados Unidos.

Entre las medidas más drásticas, EE.UU. anunció la semana pasada la suspensión de “todos los viajes desde Europa” hacia su país por 30 días.  Al igual que la Unión Europea, que a partir del miércoles 18 también cerró todas sus fronteras durante 30 días, y prohibió la entrada de personas que no pertenecen al bloque, con el objetivo de contener la propagación de la pandemia.

Además, muchas empresas les han pedido a sus empleados que trabajen desde casa, mientras que el cierre de fábricas en China y en otros lugares, han causado problemas en las cadenas globales de producción.

En este escenario las empresas se están preparando para informar resultados en rojo, y si el crecimiento económico se estanca -con descenso en las inversiones y menos consumo en los hogares- los efectos económicos de la pandemia podrían generar un aumento en el desempleo y estancamiento en los salarios.

Paralización del crecimiento global

Tom Orlik, economista jefe de Bloomberg Economics, comentó “El coronavirus amenaza con paralizar el crecimiento global”. 

“Hace un mes, el escenario más probable parecía un brote importante limitado a China y otros países que sufren efectos relativamente menores. Eso ahora se ve demasiado optimista”, agregó. “Las posibilidades de que se produzca el peor de los escenarios, con las principales economías sufriendo un impacto significativo, aumentan día a día”.

En ese caso, el costo global podría llegar a los US$2,7 billones, si todos los países se ven expuestos a las consecuencias de la pandemia. Y si la economía estadounidense se contrae, planteó Orlik, la dinámica de las elecciones presidenciales también podría verse afectada.

Rohan Williamson, profesor de finanzas de la Universidad de Georgetown, Washington DC, también cree que estamos cerca de una recesión global. Los efectos del coronavirus y la volatilidad en los mercados bursátiles mundiales son indicadores que preocupan a los inversores, comentó. 

¿Y América Latina?

El economista jefe para América Latina de la consultora británica Oxford Economics, Marcos Casarin, proyecta que la contracción económica generalizada se dejará caer en el primer trimestre y será de “corta duración”.

Casarin comentó que dadas las circunstancias, “estamos muy cerca de una recesión global”, aunque el principal interrogante es qué pasará con la recuperación que debería llegar en el segundo trimestre. “Todo dependerá de cuántos bloqueos de emergencia se impongan más allá de marzo”.

En el caso de América Latina, explicó el economista, estamos frente a un cóctel preocupante “la combinación entre caída del precio del petróleo, desplome de las monedas y coronavirus, es definitivamente negativa para el crecimiento“.

Y los países que ya están en recesión (como Argentina) “verán una recesión más profunda”, mientras que los que están al borde de una, como es el caso de México, “se verán arrastrados a una recesión”.

La mayoría de los gobiernos de la región prácticamente no tienen espacio para relajar la política fiscal, es decir, bajar las tasas de interés, reduciendo el costo del crédito. Y aunque las proyecciones varían, existe una especie de consenso entre los analistas financieros de que el panorama debería mejorar en la segunda mitad del año.

Sin embargo, muchos advierten que el impacto económico no ha tocado fondo, en la medida que el virus sigue propagándose aceleradamente. “Lo peor para la economía aún está por venir en los próximos meses”, escribió Joachim Fels, asesor económico global de PIMCO (Pacific Investment Management Company), una firma que maneja fondos de inversión a gran escala.

Mientras que Jan Hatzius, economista jefe del banco de inversión Goldman Sachs, le informó a sus clientes que la duración y la profundidad de la contracción económica dependen de las medidas que tomen los gobiernos. Habrá que ver “si las autoridades de salud pueden retrasar materialmente la propagación del virus a través de un aumento en las pruebas, restricciones en las reuniones masivas y cuarentenas de personas infectadas”.

Neil Shearing, economista jefe de la firma de análisis Capital Economics, advirtió que si las condiciones empeoran, se aproxima una “recesión aguda, pero probablemente corta“. Y agregó que a medida que el virus se propaga, hay una buena posibilidad de que el escenario más negativo de las proyecciones económicas, se convierta en el más probable. 

Teniendo en cuenta el ritmo de propagación del virus, varios organismos internacionales también han hecho proyecciones barajando distintos escenarios. En el peor de los casos, el crecimiento económico mundial podría descender a la mitad de lo que se había proyectado (bajando incluso hasta 1,5%), según la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE). Según ellos el virus, representa la “mayor amenaza a la economía global desde la crisis financiera de 2008” y estima que podría crecer a su ritmo más bajo desde 2009 debido al brote.

La Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD) alertó la semana pasada que el costo de la crisis en el ingreso global podría llegar a US$2 billones, y que la duración y la profundidad de la crisis dependerá de tres cosas: cuán lejos y cuán rápido se propagará el virus, cuánto tiempo pasará antes de que se encuentre una vacuna y qué tan efectivos serán los gobiernos para mitigar el daño.

La globalización provoca que las estimaciones económicas sobre el impacto de la pandemia varíen a medida que un mayor número de países adoptan nuevas y diferentes medidas para contener el virus, lo que afecta enormemente a la economía mundial.

RGX Online
RGX Online
RGX ayuda a las empresas en su proceso de internacionalización. Con 20 años de experiencia, y presencia en 53 países, actualmente trabaja con más de 188,000 PyMEs transfronterizas y asiste a más de 700 cámaras de comercio, asociaciones y entidades gubernamentales que apoyan el crecimiento internacional de las empresas. Su amplio conocimiento y acceso a las PyMEs, el desarrollo de más de 50 estudios de mercado multi-país en el segmento transfronterizo y su estrecha relación con gobiernos, cámaras de comercio y asociaciones empresariales es la razón por la que muchas compañías multinacionales eligen a RGX para ayudarlos con la creación, desarrollo e implementación proyectos de marketing y comunicación.

Ver todas las publicaciones de RGX Online