Seguridad de empleados y clientes: las nuevas prioridades del negocio

| June 1, 2020 | Artículos

Factory woman worker or technician with hygienic mask stand with confident action with her co-worker as background. (Factory woman worker or technician with hygienic mask stand with confident action with her co-worker as background., ASCII, 117 comp

La pandemia de Covid-19 nos obliga a colocar las medidas de seguridad y prevención sanitaria en la primera línea de operación de la empresa. Contar con cubrebocas, gel antibacterial, guantes, o máscaras faciales, se deben considerar como parte de los gastos fijos.

Sin embargo, la seguridad va más allá de la compra de este tipo de productos. Por un largo tiempo tendremos que convivir con el virus e inevitablemente la operación del negocio deberá enfocarse en medidas que reduzcan el riesgo de contagio, las cuales van desde las reducción de personal en espacios pequeños o incluso, para las empresas que puedan hacerlo, adaptarse a un esquema de home office.

En caso de que el trabajo requiera ser con actividades presenciales, un ejemplo claro es lo que propone el Centro para Prevención y Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), en una guía para empresas y empleados, donde destacan algunas medidas que pueden adaptarse a la operación de algunas micro y pequeñas empresas:

  • Realizar chequeos de salud diarios.
  • Hacer una evaluación de riesgos en el lugar de trabajo.
  • Fomentar que los empleados usen cubiertas de tela para la cara en el lugar de trabajo, si corresponde.
  • Implementar políticas y prácticas de distanciamiento social en el lugar de trabajo.
  • Mejorar el sistema de ventilación del edificio.
  • Contar con un cuadro que describa los controles de ingeniería, administrativos y el equipo de protección personal que los empleadores pueden usar para ayudar a prevenir la propagación del Covid-19 en el lugar de trabajo.

Toma en cuenta que algunas recomendaciones de este tipo pueden resultar complejas o costosas para adaptarse a tu empresa o negocio. En ese sentido, existen algunas estrategias factibles que pueden aplicarse al momento de que los trabajadores regresen a sus actividades cotidianas. Cambios de horario, entradas y salidas escalonadas, trabajo remoto algunos días de la semana y, principalmente, tener comunicación continua con los colaboradores para conocer sus inquietudes y propuestas para aumentar la seguridad.

¿Y los clientes?

Obviamente, la interacción con tus consumidores tendrá un cambio drástico. Los clientes más exigentes cuidarán hasta el mínimo detalle en cuanto a medidas preventivas sanitarias. Así que si el dispensario de gel sanitizante está vacío, ten por seguro que saldrán corriendo del negocio.

Aunado a las medidas de limpieza, el punto más importante con los clientes es adaptarse a sus nuevas necesidades. La reducción del uso de efectivo, por ejemplo, puede ser la diferencia para que una compra se realice. En ese mismo sentido, tomará tiempo que los consumidores retomen su actividad normal y quieran mantener la sana distancia. La principal recomendación es mantener un canal abierto de comunicación para estar abierto a sus propuestas y adaptarse a las nuevas necesidades que tendrán después de la pandemia en el nuevo normal.