Print

Tan Dañino Como No Hacer Nada: Hacer Mucho Muy Rápido

Una gran ventaja de un empresario joven es la pureza de sus ideas y la energía que tiene para invertir. Sin embargo, el cinismo y la desconfianza que te da la escuela de la vida también trae una lección que solo te enseña la experiencia: es beneficioso actuar pausadamente.

La escalabilidad de una empresa tiene que ver con los pasos que se tomen para conseguirla. En Orchid Boutique, uno de los errores más grandes que hemos cometido como empresarios es pensar demasiado en grande. Querer todo muy rápido. Tratar de hacer todo a la velocidad de la luz. Si todo es posible, ¿por qué no esto?

En teoría, el plan de crecimiento acelerado ha debido funcionar. Las ventas lo comprobaban. Nunca fue un tema financiero. El problema, en esencia, fue subestimar la complejidad de un proceso empresarial y aun peor, de varios departamentos, lo que terminó siendo devastador para nuestro objetivo final: crear una empresa autosuficiente y con un personal estable.

Lección importante

A los 23 años, escuché a un gran empresario decir que lo peor que le había pasado en su vida había sido un aumento desmesurado en sus ventas ocurrido de un momento a otro. Su empresa no estaba preparada para ese nivel de crecimiento y como consecuencia se generó el caos. Perdieron clientes. Los que quedaron estaban insatisfechos. Los empleados estaban sobrecargados. Los procesos, obstaculizados.

En ese momento no entendí qué me quería decir. ¿Un empresario desea crecer menos rápido? Me parecía ilógico. No entendí la moraleja de la historia hasta que lo viví en carne propia.

Cuando mi empresa creció el 250% por tres años consecutivos, una combinación de juventud y ambición me llevó a pensar que sería posible mantener ese nivel de crecimiento liderando internamente todos los departamentos, incluyendo logística, SEO, call center, y mercadeo, todo manejado por dos jóvenes de veintitantos años y sus empleados inexpertos. La conclusión fue una contradicción absoluta con nuestro objetivo: al tratar de hacer todo tan rápido, se hizo menos que poquito. Pasamos muchos años tratando de arreglar procesos que no funcionaban, entrenando personal que no duraba, reclutando personas que no eran un buen ‘fit’. Esa política culminó cuando tras ocho años de crecimiento acelerado se produjo un bajón en las ventas. Ahí, solo después de que las secuelas de nuestras decisiones apresuradas se presentaron en los resultados financieros, fue que decidimos revaluar las antiguas premisas que guiaban nuestro criterio.

Empezamos a escalar procesos de manera más pausada, enfocándonos en uno a la vez y, de repente, todo empezó a fluir. Nos dimos cuenta de que estábamos cegados por un ‘tippingpoint’ empresarial que de no ser manejado con serenidad puede ser tan devastador como no tener nada.

No se debe confundir la negligencia con la pausa. Siempre se debe caminar con prisa. Pero hay que aprender a caminar antes de correr. De lo contrario, ¿cómo puedes competir con un corredor profesional?

Mayra Jimenez
Mayra Jimenez
En el 2007, Mayra Jiménez formó con su esposo una empresa de E-commerce, que tenía como propósito resaltar los productos innovadores de moda femenina que se manufacturaban en Colombia. Hoy en día, Orchid Boutique, es una empresa multimarca, que se enfoca en ofrecer al cliente un portal con prendas exclusivas de todas las partes del mundo, bajo el criterio de un curador. Adicionalmente, Mayra, ha sido colaboradora de redacción para destacadas revistas de empresarios como Inc.com y La Revista Actual. Es madre de mellizas. Reside en USA hace más de doce años. Puedes visitar su pagina web yendo a www.TheOrchidBoutique.com.

See all posts by Mayra Jimenez