Print

5 Formas de cobrar una exportación

| November 17, 2016 | Artículos

Vender al exterior no es lo mismo que hacerlo en nuestro mercado, y esto en ocasiones nos obliga a ser ingeniosos en la forma de cobrarle a nuestros clientes. Las alternativas son diversas, y podemos pensar en opciones tradicionales, así como también en modernas formas de gestionar nuestras cobranzas. La globalización y el auge de las ventas electrónicas han incidido sin dudas en las prácticas sobre pagos y cobros internacionales, y siempre es bueno tener en cuenta todas las posibilidades.

Las cinco formas analizadas para cobrar nuestras exportaciones son las siguientes:

1. Transferencia bancaria: La transferencia bancaria consiste en la remisión de fondos que un Ordenante (el comprador / importador) efectúa a favor de un Beneficiario (el exportador) mediante los canales bancarios. Se trata de una de las alternativas más económicas y rápidas. Sin embargo, esta forma de pago no otorga ningún tipo de seguridad a las partes. Esto es así ya que las opciones con que se encuentran los exportadores son: pedir una transferencia anticipada, o bien, una transferencia diferida. Si el exportador pide una trasferencia anticipada al embarque, él se asegurará el cobro antes de despachar, pero su cliente tendrá dudas –o incluso desconfianza– de transferir anticipadamente. Por el contrario, si el exportador acepta una transferencia diferida, él no tendrá seguridades de cobro, aunque esto sí pueda darle seguridad al comprador. Lo cierto entonces es que la transferencia bancaria resulta ser una opción rápida y económica, pero no presenta seguridades para las partes.

2. Cobranzas: Se trata de un medio mediante el cual el exportador embarca la mercadería y le encarga a un banco de su plaza la gestión de cobro de valores a un deudor (comprador de exterior). Si la cobranza es “documentaria”, el vendedor embarca la mercadería y remite por medio de un banco de su plaza, a un banco de la plaza del comprador, los documentos previstos en la compraventa. Llegados los documentos al banco de la plaza del comprador, la entrega de los mismos se realiza contra el pago –o aceptación de pago– por parte del comprador.

Si bien la cobranza documentaria presenta más seguridades que la trasferencia bancaria, su costo es bastante mayor. Por otra parte, para el exportador la seguridad de la cobranza documentaria es relativa. Es así debido a que el exportador debe embarcar la mercadería, para luego remitir los documentos por vía bancaria. En caso de que el importador se arrepienta de continuar con la operación, nadie podrá obligarlo a que pague. La cobranza asegurará que el importador no podrá disponer de la mercadería en caso de impago, pero nada podrá hacer respecto de su pérdida de intención respecto de la operación, en cuyo caso el exportador se encontrará con mercadería que arribó a un destino desde el cual nadie le girará divisas. Esto hace que la cobranza no sea un medio de pago de gran utilización en el comercio internacional.

3. Cobranzas documentarias con letra de cambio: Se trata de la utilización de la cobranza documentaria, a la cual se le agrega una letra de cambio. La letra de cambio es un instrumento mercantil por el que un exportador, librador, ordena a un comprador, librado, el pago de una determinada cantidad de dinero, en una fecha determinada. Esta le permite al exportador financiarle a su cliente. El importador deberá aceptar la letra de cambio como condición para el acceso a los documentos, debiendo luego pagar la operación dentro del plazo previsto en la misma. Si bien este medio de pago comprende una opción de financiación, su costo es elevado, y persisten los mismos riesgos expresados respecto de la cobranza documentaria en general.

4. Cartas de crédito: La carta de crédito es un instrumento mediante el cual el banco emisor, actuando por cuenta, orden y de acuerdo con las instrucciones de un cliente (importador), se compromete a pagar al beneficiario (exportador) contra la entrega de los documentos estipulados en el crédito y con sujeción a las condiciones y términos del mismo. Este medio de pago es uno de los más seguros, tanto para el exportador como para el importador. Su ventaja radica en la intervención de los bancos, los cuales asumen una responsabilidad autónoma por el pago del importe. También este medio de pago presenta la posibilidad de eliminar el “riesgo país” en la medida en que un banco de la plaza del exportador puede ser garante del desembolso (en caso de constituirse en banco confirmador).

Sin embargo, los beneficios de este medio de pago se ven opacados por el alto costo relativo de la carta de crédito, y por la mayor complejidad operativa. El hecho de que los documentos deban pasar por el canal bancario hacen lento el envío, y la probabilidad de que surjan discrepancias al momento de la revisión por parte del banco agrega desventajas. En cuanto al costo, las operaciones de bajo monto se ven castigadas al utilizar cartas de crédito, ya que existe un costo mínimo aplicable.

En síntesis, la carta de crédito se convierte en un medio de pago muy seguro para el exportador y el importador. Su costo es elevado, lo que resulta prácticamente prohibitivo para operaciones por montos inferiores a los USD 30.000. La fluidez de la operación tampoco será la mejor con la carta de crédito, debido al control bancario de los documentos. Todo esto hace que este medio sea recomendable solo para operaciones de altos importes.

5. Tarjeta de crédito: Este medio de pago no requiere de explicaciones, tratándose de una alternativa disponible para toda persona y empresa. Su utilización se encuentra en pleno crecimiento para las operaciones internacionales, de la mano del incremento de las exportaciones generadas gracias al ecommerce. Se trata de un medio que reúne ventajas en torno a la economía de uso, su practicidad, seguridad e implicancia financiera.

La tarjeta de crédito se ubica entre los medios de cobro y pago más económicos, incluso por debajo de la transferencia bancaria ante pagos de operaciones de bajo monto. Este bajo costo se refleja tanto del lado del exportador, al cobrar su venta, como por el lado del importador, al girar el pago al exterior. Se trata claramente de un medio muy económico, en particular en operaciones de bajo importe.

En cuanto a la seguridad, la tarjeta de crédito se ubica entre las mejores opciones, ya que le garantiza el cobro al exportador, y mantiene la seguridad para el importador, el cual argumentando incumplimientos suele contar con opciones de reversión de las compras (en caso de incumplimientos). Esto hace que la tarjeta sea muy segura, tanto como los mejores medios de pago tradicionales.

Por el lado de la practicidad, la tarjeta de crédito es un instrumento muy ágil, en la medida en que no existe intervención de los documentos de exportación por parte de los bancos. También debe destacarse la financiación que puede otorgarse a través de la tarjeta de crédito, la cual suele ser instrumentada por la intervención de muchos bancos promotores. Asimismo, la tarjeta lleva implícita una financiación para el importador de hasta 30 días (según el momento de pago y la fecha de cierre de su tarjeta), ya que la solicitud de fondos es posterior al pago.

En síntesis, la tarjeta de crédito se ubica como la mejor opción ante operaciones de bajo monto, donde la celeridad operativa y la seguridad fueran privilegiadas. La carta de crédito será la mejor opción en operaciones de alto monto, donde los costos puedan soportarse y en donde la seguridad es muy importante. Las cobranzas podrán utilizarse convenientemente entre empresas donde exista conocimiento previo, ya que la seguridad que aporta el instrumento es muy baja. Finalmente las transferencias bancarias son una opción de escasa seguridad y bajo costo, cuya conveniencia podrá observarse en operaciones de montos relativamente reducidos.

El Portal MasterCardBiz se hace eco de las nuevas tendencias en los pagos internacionales a través del contacto permanente con quienes hacen del mundo su mercado. Conocemos la forma en que las principales empresas exportadoras gestionan sus cobros, y estamos sugiriendo nuevas modalidades basadas en las tendencias del ecommerce a nivel mundial. Nuestros expertos pueden asesorarlo tan pronto como usted se comunique, sabiendo que cada negocio cuenta con una alternativa óptima para cobrar las exportaciones con seguridad, facilidad y a muy bajo costo.

 

Leave a Comment

Your email is never published nor shared. Required fields are marked *
Please see our Comment Policy that applies to all comments.

 
    contáctenos