¿Conviene reestructurar mi crédito?

| October 21, 2020 | Artículos

Reestructurar Crédito_OK

En la mayoría de los países de América Latina, los bancos desarrollaron planes de apoyo para sus clientes. En particular para las Pymes, los beneficios consistieron en diferimientos de pagos desde cuatro hasta seis meses, dependiendo de cada país.

Entre septiembre y octubre, dichos plazos se han cumplido y ha llegado el momento de retomar el pago normal de la mensualidad de tu financiamiento. Al mismo tiempo, también ha comenzado a presentarse la posibilidad de reestructurar créditos, alternativa que permite aumentar el plazo de pago, reducir tasas de interés e incluso reducir el monto del adeudo.

De acuerdo con la agencia Moody’s, se prevé que en los próximos meses los problemas de impago se multipliquen en la mayoría de los países latinoamericanos, ante el fuerte incremento del desempleo y disminución de ingresos como consecuencia del  golpe de la pandemia de covid-19.

Este tema es de gran relevancia, ya que la salud financiera de tu negocio dependerá de tomar la decisión correcta en un momento donde reina la incertidumbre. Vale la pena que te sientes con lápiz y papel, hagas números sobre tus ingresos y gastos y evalúes si en este momento cuentas con la capacidad de seguir pagando en las mismas condiciones el préstamo que solicitaste al banco o si es momento de hacer alguna modificación.

Vale la pena recordar la regla del endeudamiento, que podrá ser difícil de aplicar después del impacto de la contingencia sanitaria en la economía. Las deudas no deben rebasar 30% de tus ingresos, de lo contrario, enfrentas ya un problema con tu capacidad de pago que se puede complicar si no aplicas medidas contundentes a partir de este momento.

Por esta razón es muy importante que, como empresa, garantices tanto la liquidez como el flujo de efectivo necesario para mantener la operación del negocio, lo cual implica el pago de servicios, sueldos, impuestos y proveedores, entre otras actividades. Para lograr esto, debes hacer un análisis a profundidad de los gastos contra tus ingresos, actualizar tus proyecciones de ventas a la situación actual y considerar las cuentas que tienes por cobrar.

Si una vez que analizaste tu situación financiera y tu situación te permite realizar todos los pagos y mantener la operación una buena estrategia podría ser liquidar préstamos o negociar las condiciones de pago con tus acreedores, pues no es un buen momento para endeudarse.

Si, por el contrario, no estás en condiciones de mantener tus pagos y los ingresos ponen en duda la operación, antes de solicitar un crédito analiza en qué aspectos de tu negocio puedes reducir gastos. ¿Vale la pena mantener la renta de una oficina si no la estás usando? ¿Cuánto ahorro en servicios como teléfono, internet, luz y agua, seguridad podrías generar?

¿Qué son las reestructuras de créditos?

En términos simples, se trata de obtener nuevas condiciones para el pago de algún tipo de financiamiento con el banco. Se aplica en productos como tarjetas de crédito, préstamos de nómina e incluso en financiamientos automotrices.

Para el caso de las empresas, las reestructuras implican renegociar con el banco, desde el monto del adeudo y los plazos de pago, hasta las tasas de interés; esto a partir de que expongas tu situación y seas muy transparente en caso de que tus ingresos se hayan reducido drásticamente y tengas problemas para alcanzar las metas financieras a fin de mes.

En este entorno, te hacemos algunas recomendaciones si ya estás considerando acercarte con tu banco para plantear una reestructura de crédito:

  • Si tienes ingresos, mantén tus pagos de forma habitual. Puede sonar demasiado lógico, pero en estos momentos de crisis, esta decisión puede marcar la diferencia entre la salud financiera de tu negocio o caer innecesariamente en problemas de endeudamiento que no abonan a tu empresa. Continúa con el pago de tus responsabilidades financieras y ante cualquier indicio de falta de liquidez, analiza dónde puedes recortar algún gasto o trata de liquidar la deuda si esta opción está al alcance de tu bolsillo.
  • Evita retrasos para no afectar tu historial crediticio. En el mismo tono que el consejo anterior, es fundamental mantener impecable el desempeño ante las instituciones de información financiera. Este aspecto será vital si en el corto o mediano plazo necesitas solicitar algún crédito a un banco.
  • ¡No te endeudes! No caigas en el error de solicitar un crédito para pagar otro. Si estás con serios problemas para cumplir con tus mensualidades, es momento de que te acerques con tu banco y conozcas los planes de reestructura. Siempre será mejor negociar que dejar de pagar de forma abrupta y cerrar la llave del financiamiento por años.

¿Cómo están las finanzas de tu empresa? ¿Ya revisaste si vencieron los apoyos que solicitaste a tus acreedores?